TECNOLOGÍA DE ATMÓSFERAS CONTROLADAS ALARGA LA VIDA ÚLTIL DEL OVO

El ovo es uno de los cultivos con mayor presencia en la parroquia de Ambuquí en Imbabura, pero debido a su corto tiempo de vida útil, una vez cosechado en estado maduro, se mantiene en buenas condiciones entre 1 a 3 días. Por ello, Cristian Andrés Ramírez Marcillo, de la carrera de Agroindustria, a través de su trabajo de titulación, logró con la aplicación de la tecnología de atmósferas controladas que el periodo de conservación de la fruta se extienda hasta por 20 días.  

Mediante la variación en la concentración de gases como el oxígeno y dióxido de carbono, este sistema disminuye la velocidad de respiración del producto, permitiendo que mantenga su calidad y frescura. Los mejores resultados se obtuvieron utilizando una combinación del 3% de oxígeno, 15% de dióxido de carbono y a una temperatura de almacenamiento de 5°C. 

Con este método, se consiguió mantener sus propiedades físico, químicas y nutricionales. Los valores de sólidos solubles (contenido de azúcar), pH, acidez, peso y color alcanzados, son cercanos al registrado cuando se obtuvo la materia prima. A diferencia de una conservación convencional, el fruto se encuentra sobremaduro, con manchas negras y moho en la superficie. 

Esta técnica frigorífica de almacenamiento disminuye las pérdidas potscosecha. De esta manera, la Universidad Técnica del Norte busca contribuir al sector productivo del país, con alternativas viables que les permitan incrementar el período de comercialización de las frutas y aumentar sus ganancias. 

Close

Pin It on Pinterest