Num.3-2014 | “La nueva revolución Azul” // El mejor PEZ

Trabajadores cosechan bagre en Itta Bena, Mississippi, Fotografía de Brian Skerry // Una tilapia revela un bocado de huevos que se pueden extraer para incubar en una granja, Fotografía de Brian Skerry
Fotografía de Brian Skerry

La “revolución azul”, que ha brindado a la sociedad diversos productos envasados en congeladores de supermercados a precios muy asequibles, ha desatado consecuencias como la destrucción del hábitat, la contaminación del agua, la inocuidad alimentaria, etc. Durante la década de los 80 en el siglo XX vastas extensiones de manglares tropicales fueron demolidas para construir granjas que ahora producen una parte considerable de los camarones del mundo.

Al amanecer en la costa de Fujian de China, los agricultores de algas salen a cultivar sus campos acuáticos // Fotografía de George Steinmetz
Al amanecer en la costa de Fujian de China, los agricultores de algas salen a cultivar sus campos acuáticos // Fotografía de George Steinmetz

El cultivo de peces es un peligro que se ha extendido en Asia, el 90% de las piscifactorías se encuentran aquí con una demanda creciente, la preocupación radica en que muchas poblaciones de peces marinos ya están sobre explotados. Para mantener vivos los peces en corrales, algunos agricultores de Asia recurren a los antibióticos y pesticidas que están prohibidos en los Estados Unidos, Europa y Japón, por haberse demostrado que son cancerígenos. “Nadie entra en la producción de cultivo sin querer hacer dinero”. Pero no se puede simplemente pensar en el volumen. Vamos por la calidad, diversidad y la sostenibilidad.

La contaminación ambiental, el deterioro de los ecosistemas ha propiciado el desarrollo y proliferación de parásitos que en ciertas zonas acabó con la industria de camarón como es el caso de Mozambique. Ahora el problema no está en la acuicultura artesanal, sino en la intensidad de la misma, como por ejemplo el uso de razas de rápido crecimiento y a su vez alimentos en altas concentraciones para maximizar su tamaño.

“Yo estaba muy influido por la revolución verde en granos y arroz”, dice Li Sifa, genetista de la Universidad de Shanghai Ocean. Li es conocido como el “padre de la tilapia” para el desarrollo de una raza de rápido crecimiento que se ha vuelto la columna vertebral de la industria de la tilapia de China, país que produce 1,5 millones de toneladas al año, en gran parte para la exportación. “Las buenas semillas son muy importantes”, dice Li. “Una buena variedad puede incrementar una industria fuerte que puede alimentar a más personas, ese es mi deber para obtener más y mejores peces, por lo que los agricultores pueden hacerse ricos y la gente puede tener más alimentos”. Si solamente se trata de esto cómo podemos hablar de seguridad alimentaria.

Ésta información fue tomada de la publicación de National Geographic Magazine, How to Farm a Better Fish por Joel K. Bourne (www.nationalgeographic.com/foodfeatures/aquaculture/).