Num.9-2017 | Restauración ecológica en la Loma Guayabillas de Ibarra

Guayabillas un encuentro con un paisaje urbano y en constante cambio.

Mónica León-Espinoza1, Javier Loyo2

meleone@utn.edu.ec; jeshualoyo@gmail.com

1Docente de la Universidad Técnica del Norte; 2Administrador del Proyecto Bosque protector Guayabillas

La loma de Guayabillas denominada así debido a la existencia de una especie nativa arbustiva, muy abundante llamada Guayabilla (Pisidium guineense) cuyo fruto es de agradable sabor, especialmente atractivo para aves. Se ubica en la zona Sur Oriental de la ciudad de Ibarra, en un área aproximada de 54 hectáreas, limita al norte con la ciudadela La Victoria y la loma del Mirador, al Sur con el sector de Lulunquí y las Malvinas al Oriente con las lomas de Yuracruz, y al Occidente con el río Tahuando y ciudadela La Victoria  (GAD-Ibarra, 2014).

En su proceso histórico la formación vegetal natural ha sido removida y reemplazada por plantación forestal de Eucalyptus globulus, cultivos y pastizales. Hoy solo se encuentran remanentes pequeños de vegetación nativa en áreas inaccesibles, como quebradas. En guayabillas, se pueden encontrar algunas especies arboreas y arbustivas características: Tecoma stans o cholán, Caesalpinia spinosa o guarango, Dodonea viscosa o chamano, Mimosa albida o uña de gato, Byttneria ovata o chicavo, Durantha dombeyana o espino chivo y Lepechinia betonicifolia o matico, Baccharis letifolia o chilca, Psidium guineense o guayabilla. Su riqueza arbustiva favorece la presencia de varias especies de aves, reptiles, insectos y algunos mamíferos.

Cada año durante el mes de agosto sufre incendios provocados que generan una serie de disturbios e impactos ambientales. Además de grandes pérdidas de masas forestales, degradación de suelos, afectación sobre los paisajes y sobre los procesos de regeneración natural. Los incendios también destruyen la fauna, aumentan el riesgo de erosión, causan la movilidad de material orgánico y de nutrientes del suelo, producen cambios en la calidad del agua y en el régimen hídrico, y aumentan la contaminación del aire (Caballas, 2013). Según algunos estudios el eucalipto por la presencia de sus aceites volátiles, acumulación de hojarasca, desprendimiento de cortezas favorece la combustión a la hora de los incendios, siendo áreas propensas a sufrir grandes incendios, como los que sucede anualmente en la loma de las Guayabillas y sus alrededores (Anchaluisa & Suárez, 2013).

Limpieza y siembra de especies nativas en áreas específicas

En este sentido el Gobierno Autónomo Descentralizado de Ibarra, bajo la gestión de la Lic. Katy Machado y el Ing. Javier Loyo han implementado procesos de cambio de cobertura vegetal donde paulatinamente se está remplazando el Eucalipto por especies nativas y ornamentales introducidas, este proceso se viene dando desde el año 2013. La tarea ha consistido básicamente en la implementación de un vivero municipal que funciona desde el año 2010, el cual se producen aproximadamente 120000 plantas ornamentales y forestales al año. La finalidad de esta producción de plantas es repoblar, reforestar y ornamentar áreas degradadas de todo el cantón Ibarra.

Las actividades de reemplazo de cobertura vegetal dentro de la propuesta de restauración han consistido básicamente, en la limpieza de áreas afectadas por incendios o por matorrales y eucaliptos. Para estas actividades el municipio se ha vinculado con actores sociales como personas en procesos de rehabilitación social, las universidades y colegios de la ciudad. Quienes a través de acciones de servicio ciudadano, prácticas y pasantías, se vinculan de forma directa a actividades entre las que resaltan, manejo de viveros, producción de especies nativas, reforestación, cambios de cobertura, mantenimiento de especies, y muchas otras actividades implícitas en los procesos de recuperación del Proyecto Bosque Protector Guayabillas(PBPG)  (Cabrera, Escaleras, Haro, Herrera, & Pabón, 2014).

Docentes y estudiantes de la UTN se vincularon a la restauración de Guayabillas.

Actualmente se ha logrado cambiar la cobertura vegetal de 3.7 hectáreas en el 2015 y 5.2 hectáreas en el 2016. El cambio de la cobertura vegetal del PBPG es un proyecto para 10 años en la que se deben intervenir 4 hectáreas por año con la finalidad de generar un impacto paulatino y progresivo, en los procesos de recuperación del bosque protector.  El mantenimiento de estas áreas es realmente difícil, debido a la deficiencia de agua, para esto el cuerpo de bomberos de Ibarra provee 40000 litros de agua semanalmente para mantener las plantas. Además, los suelos están muy empobrecidos y algunas áreas muy erosionadas, lo que dificulta aún más la persistencia de las especies plantadas y por ello se aplican abonos orgánicos 2000gr y enraizantes orgánicos 250gr. Teniendo un resultado de prendimiento del 95 %.

Bibliografía

Anchaluisa, S., Suárez, E. (2013). Efectos del fuego sobre la estructura, microclima y funciones ecosistémicas de plantaciones de eucalipto (Eucalyptus globulus; Myrtaceae) en el Distrito Metropolitano de Quito, Ecuador. Avances en Ciencias e Ingenierías, 14-23.

Caballas, T. (2013). Los incedios forestales. Galicia-España.

Cabrera, S., Escaleras, H., Haro, E., Herrera, F., Pabón, J. (2014). Informe de actividades realizadas en la loma de Guayabillas. Ibarra-Ecuador.

GAD-Ibarra. (11 de Agosto de 2014). Sitios naturales. Obtenido de Sitios Naturales: https://www.touribarra.gob.ec/esp/index.php/loma-de-guayabillas