Gestión Académica

“La Carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales es parte de una academia acreditada de carácter público, que contribuye al desarrollo integral de la sociedad. Forma ingenieros en sistemas computacionales íntegros, emprendedores, competitivos, críticos, humanistas, éticos, con habilidades para desarrollar soluciones informáticas, aplicar nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y comprometidos con el desarrollo sustentable”, sentencia acorde con la misión de la FICA y UTN.
Toda vez que la Educación Superior es reconocida como el motor que dinamiza y determina el desarrollo de los pueblos en la denominada era del conocimiento, en la que la producción científica, la comunicación y la velocidad, constituyen los elementos más importantes de la ecuación que explica la riqueza de las naciones, con lo cual, la fuerza y el dinero quedan rezagados; el avance de la tecnología y la importancia de contar en la región con profesionales preparados a los cambios tecnológicos, se creó la Escuela de Ingeniería en Sistemas Computacionales (EISIC) que inició sus actividades académicas en octubre de 1990. Cabe recalcar que de acuerdo al estudio de demanda realizado para su creación se previno un requerimiento mínimo de 696 ingenieros en sistemas computacionales, cantidad que hasta la actualidad no ha sido cubierta. La primera promoción de profesionales egresó a finales de 1995, en la modalidad por años, y a partir del año 2000 se cambió a la modalidad de créditos, que se mantiene hasta la actualidad.
La Carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales (CISIC), forma profesionales capaces de identificar y delimitar problemas y oportunidades de individuos y organizaciones en lo relacionado con el procesamiento de la información, la innovación y el desarrollo tecnológico; es decir, puede trabajar en cualquier organización que desarrolle software, sea especializada en la consultaría de soluciones informáticas, con necesidades de software y sistemas de información, en su propia empresa y más, ofreciendo soluciones o servicios de desarrollo de software o de consultoría, en organizaciones educativas como personal docente o desarrollando software de apoyo. Por lo anteriormente expuesto y considerando que toda persona u organización requiere aprovechar la tecnología de la información; el ingeniero en sistemas computacionales puede desempeñarse en todas las organizaciones públicas, privadas o de manera personal, a nivel local, nacional o internacional, por lo tanto el ingeniero en sistemas computacionales tiene un campo amplio y de muy difícil saturación.
Actualmente la CISIC y la FICA, cuentan con docentes con experiencia de más de 5 años y con estudios de cuarto nivel. Además se cuenta con ocho laboratorios informáticos, entre los cuales consta uno de redes de comunicación y otro de electrónica.
En lo referente al aspecto financiero, la fuente principal son las asignaciones que la Universidad distribuye para las Facultades.
Los estudiantes de la Carrera son de las Provincias de Imbabura, Carchi, Norte de Pichincha (Cayambe y Tabacundo), así como parte de Esmeraldas (San Lorenzo) y pertenecen a los estratos de ingreso económico medio bajo.
Es necesario mencionar que previa consulta a todos los ciudadanos, la Nueva Constitución prevé las demandas sociales principalmente en lo referente al Buen Vivir, para lo cual es necesario incorporar temas transversales tales como: la honradez, el respeto a la dignidad de la persona humana, el aprecio por los valores culturales, históricos y sociales de la comunidad y del país, el liderazgo, el respeto por el medio ambiente y el compromiso con el país; adicionales a las competencias que el sector informático.
Además, considerando el PLAN NACIONAL DE DESARROLLO SOCIAL Y PRODUCTIVO 2007 – 2015 de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo SENPLADES en donde cita la “TRANSFORMACIÓN ECONÓMICO – PRODUCTIVA, entre sus ejes se cita a las Tecnologías de Información y Comunicación para el desarrollo y a la Ciencia y Tecnología como ramas prioritarias para el desarrollo nacional y regional, mismas que se articulan con el Plan Nacional del Buen Vivir: Mejorar las capacidades y potencialidades de la ciudadanía, una educación de calidad que favorece la adquisición de saberes para la vida y fortalece la capacidad de logros individuales y sociales, Mejorar la calidad de vida de la población satisfaciendo sus necesidades materiales, psicológicas, sociales y ecológicas.