FUNDACIÓN DE IBARRA

La Villa de San Miguel de Ibarra fue fundada el 28 de septiembre de 1606, por el capitán Cristóbal de Troya, bajo la orden del entonces presidente de la Real Audiencia de Quito, Miguel de Ibarra y bajo mandato del Rey Felipe de España. De esa fecha al presente, han transcurrido 408 años de una hermosa vivencia de sus pobladores, que han hecho de ella la CIUDAD BLANCA del Ecuador, con sus maravillosas expresiones de riqueza y belleza natural, que le han convertido en un auténtico patrimonio de quienes vivimos en ella.

Fue construida en el valle Carangue, en los terrenos donados por Juana Atabalipa, nieta del Inca Atahualpa, como necesidad de contar con una ciudad de paso en el camino Quito – Pasto y con acceso rápido al mar; la Junta Soberana de Quito, el 16 de noviembre de 1811, dio a la villa de San Miguel de Ibarra el título de ciudad. Posteriormente el 11 de noviembre de 1829, el libertador, Simón Bolívar, nombró a la ciudad capital de la provincia.

Sus personajes, hombres y mujeres ilustres, sembraron el camino de exitosas acciones,  que nos hacen sentir el mejor orgullo de ser ibarreños e ibarreñas, que sabemos amarla y respetarla, al tiempo que nos llenamos el alma y el corazón para establecer un compromiso de trabajo decidido y eficaz, para  llegar a la cumbre más alta del éxito.

¡IBARRA GRANDE, IBARRA HERMOSA, IBARRA POR SIEMPRE!

Dr. Armando Chamorro

DOCENTE